Comparte esta noticia

En San José y Tigre Pozo Dos, 25 familias no duermen tranquilas. Las noches son eternas y los días se han vuelto sofocantes. De un momento a otro, tropas del ESMAD, el Ejercito y la Policía, podrían aparecer. Hay una orden para desalojar a estos campesinos que habitan este territorio desde hace 10 años, logrando convertir estas tierras en áreas cultivadas y productivas.

San José y Tigre Pozo Dos, se encuentran en área protegida de los Montes de Oca, jurisdicción de Albania, por eso Corpoguajira las compró para evitar que sus bosques sean destruidos. La zona está en la región de influencia del yacimiento minero de Cerrejón, en jurisdicción del municipio de Albania. Con esfuerzos las 25 familias han logrado instalar pequeñas parcelas ganaderas, en donde se cultivan productos de pancoger y tienen aves de corral para el autoconsumo de la región.

Blas Sierra, líder campesino ha expresado «que reconocen que ese territorio tiene un dueño que reclama su restitución ahora, cuando todo se encuentra debidamente cultivado y en plena producción, e incluso con microacueductos para el abastecimiento de agua potable de las comunidades».

Pero no solo San José y Tigre Pozo Dos, están a punto de ser desalojados, en la lista se encuentran Tigre Pozo Uno y El Rocío, reservas forestal de los Montes de Oca, en el pie de monte de la Serranía del Perijá, en donde tienen el nacimiento muchos afluentes, entre ellos, el famoso arroyo Bruno, objeto de muchas polémicas ambientales.

Las comunidades campesinas han reclamado la presencia de Corpoguajira, para que se logre una concertación que permita que las familias que ocupan ese territorio reciban una contraprestación por los 10 años de trabajo que han venido realizando para mejorar la calidad productiva, que facilita el auto abastecimiento de muchas personas que viven del buen uso de la tierra.