Comparte esta noticia

Parece que en Uribia el desorden comienza por casa. Las continuas parrandas del alcalde Bonifacio Henriquez, son emuladas por ciudadanos del común y por la misma autoridades de policía. La comunidad del barrio Matadero, denunció a dos patrulleras, que armaron una parranda en su casa y luego sellaron con broche de oro, haciendo disparos al aire.

El hecho se presentó en plena Ley Seca y Toque de Queda, cuando las dos uniformadas, armaron la parranda en su casa. Este hecho generó las alarmas entre los vecinos, quienes llamaron a la estación de policía. Una patrulla llegó, habló con las parranderas y luego, de acuerdo a lo que muestra un video, un grupo de va en un automovil, dando la sensación que nada hubiese pasado, mientras la gente gritaba, que las despojaran de las armas y suspendieran la parranda.

En Uribia, este tipo de hecho es común. Hace un par de meses un Secretario de Gobierno se vio involucrado en dos riñas callejeras. Nada pasó. El propio alcalde Bonifacio Henriquez, realizó parranda con conjunto vallenato en su residencia, sin cumplir con los requisitos de bioseguridad. Nada ocurrió.