Comparte esta noticia

Hacia las 10:50 p.m. de este lunes, dejó de existir la líder wayuú, Francisca Sierra de Hernández, conocida entre sus amigos y familiares como ‘Mamá Franca’, luego de sufrir una seria afección respiratoria que la mantuvo en interna durante varios días, primero en la Clínica Cedes de Riohacha, luego en la clínica Portoazul, ubicada al norte de Barranquilla, donde en horas de la mañana del mismo día, se hablaba de una importante mejoría.

‘Mamá Franca’ tenía 86 años de edad, tuvo una extensa descendencia con nueve hijos, sin hablar de los nietos y bisnietos, era una mujer bastante carismática, conocía a mucha gente tanto en su región como en el resto del país, se codeó con lo mas granado de la política en Colombia, le gustaba viajar, conocer gente y culturas diferentes.

Siempre que se veía a Franca Sierra en eventos o actos públicos o privados, se distinguía por la elegancia y donaire con que lucía sus mantas wayuú, y un bastón que le daba un toque de supremacía.

Donde quiera que llegaba esta reconocida matrona, era recibida con alborozo, precisamente por su manera de saludar, hablar y querer a la gente que la rodeaba.

‘Franca’ Sierra siempre se distinguió por su elegancia luciendo las mantas wayuú.

Ella nació en la Alta Guajira, jurisdicción de Uribia en el año 1934, era la mayor d e13 hermanos, su padre era un próspero comerciante de la etnia wayuú, pero que también trabajó en la política. Cuando niña, Francisca Sierra vivió en Riohacha con algunos familiares, en esta ciudad estudió en el Colegio Sagrada Familia que estaba a cargo de las Hermanas Terciarias Capuchinas, su formación académica llegó hasta tercero de bachillerato.

‘Franca’ Sierra tenía el don de la palabra, gozaba de gran facilidad de expresión, tenía un discurso motivador y convincente, por algo tuvo éxito en las elecciones populares, siendo la primera mujer en llegar al Concejo de Maicao, y luego fue diputada, siendo también a primera femenina en ocupar una curul en la Duma a comienzos de la década de los 80 y en los 90, en ambas oportunidades, obtuvo la mayor votación y esas tareas políticas las continuaron sus hijos Dayssi Lorena y Wilbert  José.

Contrariando la voluntad de su familia, ‘Mamá Franca’ contrajo matrimonio con Rafael Hernández, él era oriundo de Maicao, pero no pertenecía a la raza wayuú, sin embargo, ella siempre dijo que esa fue “la mejor época de su vida”.

Su don de servicio

Francisca Sierra de Hernández, poseía el don más grande y admirable, el de servir a los demás, fue una mujer que siempre estuvo atenta a ayudar a quien lo necesitara, esto lo hacía sin que le pidieran apoyo, su corazón sabía que necesitaban de una mano amiga y eso era lo que hacía, ayudar a la gente, a sus amigos, vecinos, estaba atenta a sus múltiples ahijados, y ni qué decir de sus nietos y sobrinos.

Como buena madre, daba todo por quienes fueron el fruto de su vientre y del amor por su esposo, quiso darles lo mejor siempre, por eso les inculcó que lo mejor era el estudio, la formación académica, y por eso se esmeraba para que sus hijos y nietos fueran profesionales, teniendo así como defenderse en la vida.

Otra de las características de esta aguerrida mujer era que se ganaba el premio a la mejor anfitriona, su casa era para sus amigos, para atenderlos y que ellos se sintieran bien y cómodos.

Los restos mortales de ‘Mamá Franca’ serán trasladados hasta Maicao para darle cristiana sepultura, acompañada de muy pocos familiares, respetando las normas de bioseguridad establecidas por el gobierno Nacional y la administración local de Maicao.

2 comentarios

  1. Caramba hay q ponernos pilas y atajar este espiritu de muerte a tiempo favor atender tratamientos doctora Maria Barrientos

Comments are closed.