Comparte esta noticia

El Covid 19, acecha al interior de la cárcel judicial de Riohacha. Está mañana, en un centro asistencial murió Dionisio Solano, un interno de 70 años de edad, quien fue atacado por la pandemia, convirtiéndose en la segunda víctima mortal, en lo que va corrido del presente mes de agosto.

En la cárcel nada ha mejorado, antes por el contrario, cada día se sienten los efectos del hacinamiento. Los internos continuan durmiendo sin guardar el distanciamiento, lo que se ha constituido en caldo de cultivo para que la enfermedad pueda circular sin problemas en pasillos, celdas, patios, hasta el punto que los internos sienten pánico por las pésimas condiciones ambientales.

La muerte de Solano, es un nuevo detonante al interior del penal, en donde la Secretaria de Salud del Distrito ha llevado algunas brigadas de limpieza, pero que no alcanzan a frenar la presencia del covid 19. La semana anterior, varios internos fueron remitidos a clínicas privadas y al hospital nuestra Señora de los Remedios, uno de ellos, fue precisamente Dionisio Solano, quien posteriormente fue trasladado a Santa Marta, ante la gravedad de su estado.

Familiares de los internos están reclamando mejores condiciones al interior del penal, temiendo por la salud de quienes se encuentran pagando alguna condena en esas instalaciones.