Comparte esta noticia

En el cementerio local de Papayal, corregimiento de Barrancas, fue sepultados los restos mortales de la profesora Albenis González Galván, la hija mayor de ‘Che’ Agustín González e Irma Galván. A este acto asistieron familiares, amigos y miembros de la comunidad educativa de Hatonuevo, donde laboraba la maestra.

Una delicada enfermedad acabó con la existencia de esta docente que aplicaba la pedagogía del amor en la básica primaria de la Institución Educativa Carlos Alberto Camargo Méndez de Hatonuevo, donde laboró 37 años, es decir, toda su carrera profesional la ejerció en un solo centro académico, lugar donde era apreciada y respetada por ls estudiantes, padres de familia y compañeros de trabajo.

Albenis tenía 61 años de vida, y en los últimos meses se vio bastante afectada en su salud, siendo atendida por los mejores especialistas en Riohacha y la ciudad de Barranquilla, además contó con los cuidados y atenciones de sus hijos y demás familiares.

Nubia Josefa Mejía, amiga de Albenis, la describió como una persona inigualable, una profesora dedicada a su labor, quien atendía a los niños como si fuera una mamá mas para ellos, tratando de darles los mejores conocimientos y valores; y en su vida personal y familiar era noble, de trato respetuoso y una excelente amiga.

Albenis era la mayor de los hermanos González Galván en Papayal, tenía 61 años, era una mujer alegre, descomplicada y amaba su trabajo,

La familia de la maestra Albenis González es reconocida en toda La Guajira, entre sus hermanos se destaca el exgobernador y exrepresentante a la cámara, Wílmer González Brito.

Para Albenis González, lo más importante eran sus hijos, a ellos entregó todo su ser , educándolos y disfrutando de las alegrías que ellos le brindaron durante muchos años.

Sus hijos: Javier, Manuel, Ildenis y Eduardo Barros Gonzalez, lamentan profundamente la partida de la mujer quien les dio la vida y que entregó todo de si, para que ellos fueran grandes personas y profesionales de buen servicio a la sociedad.

Papayal, y Hatonuevo están de luto por tan importante pérdida para el sector educativo, además del gran vació entre sus familiares allegados.