Comparte esta noticia

«Nuestros políticos desconocen el efecto balsámico de la cultura en la sociedad, regenarando el tejido social, existe un exagerado y perjudicial individualismo en el manejo de las finanzas públicas»

RUBEN MAGDANIEL P

Por: Ruben Magdaniel Pabón

Recordé a un amigo que siempre me indaga, esa palabra siempre la utilizas…¿Que traduce?, yo le digo, en el argot popular «Soslayo» es mirar algo por encima del hombro, de reojo cuando los cinco sentidos no logran la sinergia.

No obstante me di a la tarea de preguntar en Google y encontré el significado de:

«Una mirada de soslayo»

«De soslayo sería una mirada de lado. Por ejemplo, ir caminando aparentemente mirando al frente pero sin girar la cabeza mirar al que pasa a tu lado.
De soslayo es oblicuamente. Si bien quien mira de reojo lo hace oblicuamente, alguien puede mirar hacia el frente y hacerlo de soslayo, no de reojo»

Contextualizemos frente al tema que nos atañe, me encamino a destacar los paises con las carteras de cultura más generosas del mundo, son ellos: Estonia, Suiza, Polonia, Austria, Rumania, Suecia, Malta, Italia, Francia, Eslovenia, España, Alemania, Finlandia, Reino Unido, Luxemburgo, Paises bajos, Bélgica Estados Unidos, Japón, China Mexico, Uruguay, Brasil y Argentina.
¿Notaron un detalle?…sí, son paises desarrollados, ¡ah! y existe otra novedad, Colombia no aparece en esta lista.

Citemos ahora siete Departamentos en Colombia que más inviertan en cultura, son ellos:
Antioquía, Cundinamarca, Cali, Armenia, Pereira, Manizales, Boyacá y Atlantico, como pueden observar, son las regiones con más avance en todos los frentes, «La Guajira» esta lejos de integrar éstas estadísticas.

Resulta evidente en lo global y lo nacional donde la inversión de cultura es más alta el desarrollo es superior, ello nos conduce sin desvíos a una lógica, los paises que soslayan la inversion cultural se encuentran inmersos en el atraso liderando picos de analfabetismo, delincuencia, prostitución y limitado desarrollo social, pulula en ellos la corrupción, «parece un señalamiento caprichoso de quien escribe, pero ¡no!, es la realidad mundial»

Descendamos a La Guajira, cuál es nuestra radiografía sobre el particular, nuestros políticos desconocen el efecto balsámico de la cultura en la sociedad, regenarando el tejido social, existe un exagerado y perjudicial individualismo en el manejo de las finanzas públicas, en ese orden las inversiones en obras, consultorías, estudios acaparan el recurso ya que fortalecen lo particular, mientras el efecto colectivo es mirado como dice Google, oblicuamente, para más señas ¡de soslayo!

Durante cinco años como director departamental de cultura interactúe con seis gobernantes.
1-Jorge Pérez 2-Oneida Pinto 3-Jorge E Velez 4-Wilmer Gonzalez 5-Tania Buitrago 6-Wilson Rojas.

En tres años Jorge Pérez Bernier desplegó un interesante, inusual y productivo mecenazgo, por cuanto respaldó muchas ideas culturales en bien de los procesos para la comunidad Guajira, con una inversión de casí $5. Mil millones tanto en lo tangible como en lo intangible, aún se ven esos resultados.

La gobernadora Oneida Pinto giró en su primer año para adelantar procesos la suma de $500. Millones.

Jorge E Vélez, el mismo de la Dimayor, unca accedio ni a conversar con esta dependencia, pese a que entregamos varios proyectos.

El paso de Wilmer González fue accidentado por las razones que todos conocemos y ello fue óbice para hacer cualquier inversion.

Tania Buitrago destinó para el devenir cultural de la región la débil suma de $770 Millones para invertir durante un año y con Wilsón Rojas la dirección de cultura no obtuvo giro alguno, pese a que logramos presentar dos proyectos OCAD, que fueron mirados de reojo, o sea «de soslayo», es importante informar que Antioquia en un año destina en cultura $90 Mil millones, Atlántico $60 Mil millones, Cundinamarca $130 Mil millones.

Los gestores y por ende el universo cultural de La Guajira esperamos que el Gobernador Nemesio Roys Garzón, mire el sector con los cinco sentidos sincronizados, con la visión administrativa de los paises en proceso de cambio, máxime que un porcentaje de su formación académica la ha realizado en el exterior.

La cultura es un derecho y es deber del Estado garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a la vida cultural y puedan disfrutar de sus beneficios, esa transformación cultural profunda que tanto necesitamos requiere no solo tiempo sino voluntad política.

¡No más miradas de reojo, de soslayo para nuestra cultura!