Comparte esta noticia

Un muerto mantiene en vilo jurídico a los fonsequero, mientras que a magistrados del Consejo de Estado y del Tribunal Contencioso de La Guajira, los colocó en vigilia permanente, tras el fallo de tutela que retornó a su despacho al alcalde Hamilton García Peñaranda, cuya elección fue anulada, luego de una demanda impetrada por el jurista Fredis Elias Peralta Daza, quien murió sin conocer el fallo y los efectos políticos que esto iba a generar en la tierra del ‘retorno’.

El lío parece haberlo originado el fallo de tutela, que además de regresar a Hamilton García a su despacho, tumbó las elecciones atípicas, cinco días antes de su realización, a tiempo que la Procuraduría General de la Nación, solicitaba una unificación de criterios o una jurisprudencia para sanar los vacíos legales que presentan algunas normas que facilitaron la anulación de la credencial del alcalde fonsequero.

La expectativa estaba centrada en el fallo del Consejo de Estado, Sección Quinta, organismo que hace poco, «declaró improcedente la solicitud formulada por la Procuradora 42 Judicial II para Asuntos Administrativos Ante el Tribunal Administrativo de La Guajira, el 29 de julio del 2021, pocas horas antes de cumplirse las elecciones atípicas de Fonseca, prevista para el domingo 1 de agosto del 2021.

Esta decisión ha originado todo tipo de interpretaciones. Cada quien las ajusta a sus criterios. Los abogados de Hamilton García, aseguran que el fallo reafirma su continuidad en el cargo. Otros, por el contrario, sostienen que en las proximas semanas, García deberá abandonar su posición.

Ahora se espera, que el Tribunal Contencioso de La Guajira, falle para saber, que viene hacía adelante. El tutifruti jurídico, tiene a La Guajira convertida en un ‘laboratorio’ que, ojalá permita que se aclaren los vacios que presentan algunas normas, como la que llevó a que el Tribunal Contencioso de La Guajira, optara por suspender la credencial de Hamilton García, al considerar que su hermana Flor, le generaba una inhabilidad, por que ella, al momento de su elección era gerente del hospital Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha, que había sido declarado mediante ordenanza de la Asamblea, como un ente de nivel departamental, que lógicamente y sobre el papel, tenía jurisdicción administrativa en Fonseca.

El espíritu del difunto Fredis Peralta, parece que desde el más allá sigue vigilando para que los ordenamientos de ley, se cumplan en esta región, tal y como era su sueño, cuando en el planeta tierra, ejercía su actividad como abogado.

1 comentario

  1. Bueno Chapulin y ahora quien podrá ponerle orden a este arroz con mango y darle tranquilidad y esperanza ha los fonsequeros?

Comments are closed.