Comparte esta noticia

Lo que presagiaba una nueva goleada contra Colombia, terminó con un sufrido empate, en donde Miguel Borja, aprovechó un centro de Cuadrado, para cabecear abajo, y poner cifras concretas a un partido que parecía una hecatombe para el equipo de Reynaldo Ruedas.

Argentina dominó. Marco los tiempos. Impuso los ritmos, pero al final, el grito de felicidad fue para Colombia, que rescató un empate, en un encuentro en donde por momentos, se pensó en lo peor.

En el primer tiempo el cuadro de Messi, ganaba a su antojo, 2-0 y tuvo muchas oportunidades de aumentar la ventaja, pero David Ospina lo evitó, en otras la divina providencia salvó el grito de gol. El ingreso de Muriel, comenzó a cambiar las cosas. En el segundo tiempo, Colombia descontó por un penal que cometió Otamendi. Muriel con la serenidad del goleador, lo concretó y luego vino el forcejeo, el piscinazo, el pie fuerte, el pito del arbitro. Cuando ya estábamos a punto de sellar la derrota, y Cuadrado salió con un pelotazo que fue catalizado por Miguel Borja, dejando frio a los argentinos.

!Se pudo empatar..! También pudimos ser goleados nuevamente. Colombia en los primeros minutos del partido fue un baño de nervios. Descontrol total, de una defensa que se hizo agua con la sola presencia de Messi. Yerry – Sánchez, no se encontraban. Lerma desaparecido. A Uribe no se le vio, y el gasto lo hacía Cuellar en la mitad de la cancha.

Pese a tener un buen equipo a Lionel Scaloni no le fue bien en las dos jornadas de la eliminatoria. Un empate en Buenos Aires, ante Chile, y ahora, cuando se pensaba que ganaría ampliamente, Colombia le rescata el partido, prácticamente cuando el árbitro buscaba el pito para llevarlo a la boca, declarar el final.