Comparte esta noticia

Llegó a Puerto Nuevo en la Alta Guajira Carmen I, la primera de seis embarcaciones, después de cinco meses que no arribaban las motonaves con mercancía a este lugar para surtir el comercio de Maicao, convirtiéndose en un pequeño aliento para la Zona de Régimen Aduanero Especial, ya que las normas establecidas por el Gobierno Nacional, además de las limitaciones que les ha impuesto a través de diferentes instituciones y la situación que se vive a nivel mundial a causa del Covid 19, han truncado la poca actividad comercial que se daba en los puertos naturales en el norte de la Península.

La embarcación Carmen I, ya atracó en Puerto Nuevo, jurisdicción de Uribia, donde fue recibido ‘con todas las de la ley’, y se está a la espera que en estos días lleguen las motonaves identificadas como: Pola, Red Duchess, Graed Lakes, Niky, y Saint Providence con banderas colombianas, panameñas y africanas, que partieron desde Colón en Panamá, con destino a La Guajira colombiana, donde atracarán repletos de mercancía como electrodomésticos, llantas, textiles, calzado, cacharrería, entre otros productos.

Desde el mes de febrero, antes de llegar la Pandemia del Covid 19, a Puerto Nuevo no arribaba mercancía para la Zona de Régimen Aduanero Especial.

La llegada de esta mercancía reactiva la economía en toda la ZRAE, especialmente en Puerto Nuevo y sus alrededores donde se benefician algunas 150 personas por el desembarque de cada una de las motonaves, y al ser seis embarcaciones, se calcula que podrían ser 900 beneficiados, en su mayoría miembros de la etnia wayuú, quienes viven en carne propia los embates de la pobreza, el abandono y la inequidad social, aunque quizás en esta ocasión disminuya el número del personal debido a la crisis por la pandemia, pero ya no estarían descargando el barco en 10 o 12 horas como fuera lo normal en otras épocas, pues el tiempo de descargue ahora puede triplicarse, aun así, los habitantes del sector, sienten que sus vidas toma un aliciente con la actividad portuaria que se vive por estos días.

Al momento que la mercancía llega al puerto, los ‘Caleteros’ –personas que se encargan de descargar los barcos-  están atentos para sobre sus hombros llevar cada elemento con el mayor cuidado y acomodarla en los camiones que la trasladan hasta Maicao, pero también logran ‘rebuscarse’ otras personas pertenecientes al sector de la economía informal que gira alrededor del desembarque.

En el municipio fronterizo, también hay un importante número de personas que se benefician con la reapertura temporal de Puerto Nuevo, desde los propietarios de los almacenes, pasando por los empleados de cada uno de estos locales, otro grupo de ‘Caleteros’ que bajan la mercancía de los camiones, los ‘Carretilleros’ quienes en sus rústicos vehículos trasladan electrodomésticos, llantas u otro producto hasta donde el comprador lo necesite; hay que mencionar a los recicladores, los vendedores de jugos, café, comidas y hasta a los pequeños comerciantes que ofrecen sus productos en los kioscos que rodean los almacenes distribuidores.

Lograr este ‘pañito de agua tibia’ para reactivar la economía no fue fácil, fue una tarea que se propuso hacer ‘con lapicero’ el alcalde de Maicao, Mohamad Dasuki, un hombre que conoce al dedillo la situación del comercio en la Zona de Régimen Aduanera Especial conformada por Maicao, Uribia y Manaure, ya sea por su actividad dentro del gremio o por palpar a diario la realidad que vive su gente.

Dasuki se rodeó de los congresistas guajiros, buscó apoyo en el gobernador Nemesio Roys, la presidenta de la Asamblea Departamental, Oriana Zambrano y otros diputados oriundos de la ZRAE; habló con el alcalde de Uribia explicándole los pormenores de la problemática, se hizo acompañar de un grupo de reconocidos líderes del comercio en Maicao, le tocó la puerta una y otra vez al Capitán de Puerto de Puerto Bolívar y como se dice en la modernidad  de los jóvenes –se puso intenso- con la ministra del Interior, Alicia Arango y el viceministro para la Participación e Igualdad, Carlos Alberto Baena, hasta alcanzar su objetivo: que las embarcaciones que desde antes del inicio de la pandemia, se encontraban en Colón-Panamá, listas para zarpar hacia La Guajira, pudieran retomar su ruta por las aguas del Mar Caribe hasta llegar a Puerto Nuevo, el puerto natural más importante para los indígenas de este territorio.

Para que todo este proceso tuviera un final feliz, ingresos seguros y para que verdaderamente se dinamice la economía en este sector del Departamento, todos los actores del cargue y descargue de la mercancía que por estos días llega a Puerto Nuevo, deberán cumplir con lo contemplado en la circular 015 de 2020, por medio de la cual, los ministerios de Comercio Industria y Turismo; Salud y Protección Social; Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones; y Ministerio del Trabajo, establecen medidas sanitarias preventivas y de mitigación  del Covid 19, que indica la total obligatoriedad que el personal cumpla a cabalidad con las normas de bioseguridad a través de los protocolos diseñados para tales casos y así evitar la propagación de la enfermedad.

Todo el personal que haga parte de este proceso debe cumplir con lavado de manos y elementos como guantes, tapabocas y otros.

Por lo tanto, cuando Carmen I llegó a Puerto Nuevo, antes de descargar la primera caja, el barco lo desinfectaron, y fue necesario que todo el personal, incluyendo a los ‘Caleteros’ vistieran overol, portaran tapabocas, guantes, y pusieran en práctica todos los protocolos de bioseguridad, igual que deben lavarse las manos cada tiempo estipulado y por supuesto, mantener la distancia para disminuir el riesgo de contagiarse con el virus.

Al llegar a Puerto Nuevo, la embarcación Carmen I fue sometido a un proceso de desinfección de acuerdo con los protocolos establecidos por el Gobierno Nacional.

En próximos días llegarán las cinco embarcaciones restantes y durante un mes aproximadamente los nativos de la Alta Guajira tendrán trabajo para mitigar la crisis económica y social, mientras que en Maicao podrá florecer la esperanza de que el comercio, medio de subsistencia de este municipio, pueda renacer y levantarse porque en este momento se encuentra expirando su último aliento.

Al caer la noche, las labores continúan en Puerto Nuevo para el descargue de Carmen I.