Comparte esta noticia

La comunidad educativa de Caracolí, jurisdicción de San Juan del Cesar, quienes fueron llamados a la presencialidad, manifiestan no contar con las condiciones apropiadas para el retorno a las actividades académicas, aunque desde la virtualidad no es que les haya ido muy bien y piden soluciones urgentes para poder volver a las aulas.

Desde marzo de 2020, las aulas de la Institución Educativa Rural de Caracolí, se encuentran solas y expuestas al deterioro, pero además con alto riesgo de ser totalmente desvalijadas, de hecho, ya han sido hurtados algunos elementos.

Tras que la infraestructura educativa en esta población no es suficiente en cuanto a aulas y otro espacios, lo poco que tienen se encuentra en total abandono y un sinnúmero de dificultades para poder funcionar correctamente.

En la institución educativa no hay energía eléctrica por falta de un transformador, esto no permite el uso de los computadores con que cuenta la sala informática, anotando que estos equipos donados por Mintic,nsolo fueron usados durante dos meses aproximadamente.

Esta institución cuenta con tres aulas, un comedor y baños donde funciona la primaria, obra realizada durante el gobierno de Luis Manuel Daza ´Q.E.P.D.-, pero que debido a la falta de mantenimiento ya se encuentran deteriorados, así se observa en el cielo raso, las paredes y otros lugares.

El centro educativo tambien tiene dos aulas con medidas de 3 por 4 metros aproximadamente, asignadas al área de preescolar, la oficina administrativa y una ludoteca. Esta se trata de una obra inconclusa que fue contratada en el perìodo 2008-2012 por el gobierno departamental, que por cierto,allí las conexiones de agua se ecuentran en muy malas condiciones.

Los pocos estudiantees de bachillerato en la época de la presencilalidad, recibían clases en el antiguo cento de salud, el cual fue construido bajo el régimen de general Rojas Pinilla y que debido al abandono del lugar, la comunidade educativa resolvió darle uso.

No hay vigilancIa, lo que ha permitido a los dueños de lo ajeno a ingreasar al colegio llevándose 15 computadores portáttiles que se encontraban en el lugar desde hace más de quince años y 18 tablets modernas, además de los abanicos, cables de energía y parte del mobiliario.

Ante la falta de una vigilancia, docentes, padres de familia y estudiantes celebran con beneplácito que después de cinco años, se dio la contratatación de personal para el aseo del plantel educativo que está disttribuido en varias sedes.

Desde marzo de 2020, al lllegar la pandemia del Covid 19 a Colombia, los 269 estudiantes de la Insttituciòn Educativa Rural de Caracoli, han aprendido con gran esfuerzo porqueen esta población ubicada en la parte alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, no existe la virtualidad, pues por una parte la señal de telefonía celular es pésima, pero además, los estudiantes tendrían que trabajar con su celulares, y su situación económica no les permite realizar recargas de datos a estos equipos frecuentemente, y mucho menos adquirir un plan de datos.

Algunos trabajan con gúias que son fotocopiadas pero esta sería una formación a distacia y sin explicación del docente responsable de cada materia.

De acuerdo a lo manifestado por algunos docentes y miembros de la comunidad caracolicera, ellos le han solicitado su atención e intervención de la secretaría de Educación para dar solución a tantos inconvenientes que truncan la preparación académica de los niños y jóvenes de esta población, advirtiendo que, luego de requerir solución inmedita por parte del gobierno municipal de San Juan del Cesar, y departamental de La Guajira, sin obtener alguna repuesta positiva, se gestan acciones como un plantón o protesta en la sede de estos despachos del orden local y regional, para ser atenidos y tener un nivel de educación y aprendizaje dignos.