TAXISTA SE QUITÓ LA VIDA EN EL 31 DE OCTUBRE

.

 

Esa mañana del domingo, Cesar Sarmiento Melo, no apareció, como era su costumbre, a tomarse la taza de café, que departía muy temprano con sus vecinos. Por eso, uno de los contertulios, tocó la puerta varias veces, como no hubo repuesta, se asomó, y se encontró con una macabra escena: el vecino colgaba de una soga.

La noticia sacudió todo el barrio 31 de Octubre, especialmente a la gente de la calle 41 con carrera 12B, donde residía el taxista Cesar Sarmiento Melo.

Nadie sabe nada. La última vez que lo vieron estaba tranquilo, salió a trabajar, regresó por la noche, pero amaneció muerto, sin poder tomarse el acostumbrado café matinal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: