Hordas de motociclistas atacan y saquean comercio, afectados sectores residenciales

Spread the love

A pocas horas de iniciarse la ‘cuarentena’ total, La Guajira parece fuera de control. En la mayoría de municipios, comenzaron a presentarse saqueos a establecimientos comerciales, e incluso a residencias. El descontrol es absoluto. La mayoría de depósitos del mercado público y la zona conocida como ‘viejo mercado’ cerraron sus puertas por temor. Varios vehículos repartidores de alimento fueron atacados. Un grupo de jóvenes, que ofrecían embutidos y otros productos, fueron víctimas de delincuentes que los asaltaron frente a la sede de Electricaribe.

El caos se tomó a Riohacha. En Maicao, el propio alcalde Mohamad Dasuki, tuvo que salir a dialogar con los comerciantes, para frenar la especulación. En Manaure se tomaron la alcaldía, la gente pide ayuda. En Uribia, la situación es tensa, exigen al alcalde Bonifacio Henríquez, afrontar la crisis con ayuda para la gente que vive del día a día.

De los actos vandálicos se culpa a los venezolanos, quienes a bordo de motocicletas, han orquestado tomas de calles. En Riohacha desde muy temprano, llegaron al parque Padilla, para exigir al alcalde José Ramiro Bermúdez, paquetes de ayuda. A esta petición se sumaron los vendedores ambulantes y estacionarios de las playas, y los que utilizan andes de las calles céntricas de las calles de la capital de La Guajira.

Reportan que en el mercado nuevo, saquearon muchas colmenas, cuyos propietarios también viven del día a día. Esa, quizás, fue la principal razón, para que, muchos comerciantes cerraran sus negocios, y otros estén vendiendo a través de las rejas de hierro. El saqueo estaba anunciado. Todos sabían. Desde el día anterior, venía la amenaza. Se escuchaban voces sobre un saqueo, que finalmente llegó. O, sea, le robaron a la gente que también necesita. De los que viven, como la mayoría en Riohacha, del día a día.

La gente llamó al batallón Cartagena, a los teléfonos que los mismos militares entregaron, para casos de emergencias. Pero, la emergencia llegó, los teléfonos repicaron y los uniformados no contestaron.

Los mototaxistas se reunieron en el mercado, uno de ellos, hizo una amplia exposición, en donde exigía que lo escucharan el alcalde, el gobernador y hasta el presidente de la república, pero advirtieron que si, después de una de la tarde, si no hay respuestas, «ellos buscaran comida en cualquier lugar de Riohacha».

El alcalde José Ramiro Bermúdez, en su intervención ante los medios y redes sociales, pidió a los habitantes de Riohacha, cumplir cabalmente la ‘cuarentena’ para poder hacer frente a los estragos a la pandemia, pero no anuncio medidas especiales para los sectores, denominados como de ‘vivir del día, a día’.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *