!Por fin…! Los Daza – Bruges, pudieron cenar tranquilos: apareció Milú

Spread the love

Después de 27 horas, apareció Milú, la perrita desaparecida

Fueron 27 horas de angustias. En la casa de la familia de Wilson Daza, exgerente de la emisora La Voz de la Provincia de San Juan del Cesar, todo era tristeza. Sus hijos, lloraban la ausencia de Milú, una encantadora perrita, que se perdió, cuando abrieron la puerta del garaje para guardar el carro, en la calle 17 con carrera 7 de Riohacha.

Wilsón Daza y su familia, dejaron de comer

Wilson, un hombre de aspecto recio y duro, no pudo probar alimentos, durante las 27 horas de ausencia de su adorable perrita. Sus hijos y su compañera, tampoco lo hicieron. Y, que decir de ‘Copito’, compañero de Milú, quien aullaba de forma desesperada, porque la buscaba y no la encontraba.

La agraciada Milú

A la mascota la buscaron por todas partes. Hasta una entrevista radial, le hicieron a Wilson Daza, cuando llamó al Noticiero Cardenal, para informar que su perra había desaparecido y tenía recompensa para quienes entregaran información.

Pero, la tranquilidad llegó 27 horas después a la casa de los Daza Bruges. Una llamada por celular, alertaba que la mascota, se encontraba debajo de un carro, frente a una ferretería, en plena avenida Francisco El Hombre. Todos salieron corriendo. !Efectivamente..! la perrita estaba allí, tendida, con los ojos quebrados por la sed y el hambre. El animalito dio un salto felino cuando los vio. Movió su cola, sus orejas, y comenzó a lamer, en señal de regocijo y alegría.

Fue un encuentro maravillo, que solo fue superado, cuando llegaron a casa, y ‘Copito’ olfateó a su entrañable amiga. Ladró con dolor. Aulló de alegría. Fue una expresión perruna, que partía el alma, cuando los dos animalitos se encontraron.

Milú devoró toda su comida

Milú, devoró la comida y el agua que sus dueños le dieron. Comió, casi hasta estallar. Después abrió sus patitas, esperando las miles de caricia que sus dueños le propiciaban, mientras ella dejaba salir un ligero chillido de su boca, en señal de pleno agradecimiento.

Copito, el más feliz de la familia

A esa hora, 10 de la noche, de éste jueves 19 de marzo, el día del hombre, los Daza – Bruges, pudieron sentarse a la mesa, a comer con la tranquilidad, de que todos estaban en casa: Milú y Copito Daza Bruges, como lo han registrado en la notaria.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *