EN PLENA CALLE NACE MENOR WAYUU, POR CIERRE DE CENTRO DE SALUD DE AREMASAIN

Spread the love

 

 

Nació en plena calle de Aremasain.

El cierre del Centro de Salud de Aremasain, obligó a una indígena wayuu, con discapacidad para hablar, a parir en plena calle. Una enfermera pensionada, que vive en la población llegó corriendo al sitio para darle las primeras ayudas.  La joven wayuu, llegó a la puerta del centro de salud, pero nadie le abrió. Todo estaba cerrado. Ni los paramedicos, mucho menos el médico, estaban prestando sus servicios. La mujer cayó al suelo. Sobre el pavimento comenzó a botar  líquido amniótico ya que había roto membrana o placenta. Cuando la enfermera llegó, también apareció la cabecita del infante, la cual, al parecer alcanzó a golpearse contra el piso.

En el piso quedaron las huellas de un parto ‘callejero’

Fue un momento dramático. No había suficiente luz. Todo el piso quedó manchado de sangre y líquido. Mientras la mujer reposaba tirada en una zona contaminada. La enfermera sacó al menor, lo limpió, lo arropó y fue llevado a una cama para suturar su ombligo.

Esa misma escena, se ha repetido. Otra tres mujeres han tenido que parir en el suelo, porque el Centro de Salud, que se encuentra bajo el manejo del Hospital Armando Pabón de Manaure, se encuentra cerrado, al decir de la comunidad, que denuncia que los médicos y el resto de personal aparecen pocas veces, pero no tienen forma de atender a los pacientes, debido al abandono que tiene la entidad.

Aremasain es un punto intermedio en la carretera Troncal del Caribe, en donde continuamente llevan personas heridas en accidentes y atracos, pero no pueden ser atendidas. Es una población indígena, ubicada sobre la carretera que une a Riohacha, con Maicao, entre los kilómetros 21 y 22. Pese a su cercanía con Riohacha, la atención en salud es precaria. En esa localidad, confluyen varias comunidades, resguardos tanto de los municipios de Manaure, como de Riohacha y el mismo Maicao.

En esa misma localidad, cerraron el Centro de Atención Nutricional, en donde atendían a decenas de niños y niñas con problemas de desnutrición. También fue abandonado el único hospital para pacientes con tuberculosis que existía en el departamento de La Guajira, al cual le negaron todo tipo de apoyo, por diferencias políticas, dejando en la calle a cientos de pacientes que, ahora deben ser atendidos de forma ambulatoria, en muchos casos se constituyen, sin proponérselo en foco de contaminación.

Se ha conocido que al personal del centro de salud, el hospital les adeuda salarios, prestaciones sociales, además de mantenerlo en el completo olvido y abandono.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *