200 TRABAJADORES NO PUEDEN SALIR, INDÍGENAS PIDEN PASO DE CHIVOS

Spread the love

 

 

Los 50 chivos de la familia de Willington Marin Iguaran, no pueden pasar por la zona recuperada en Puerto Bolivar. Los animales se están muriendo, al tener que tomar otros caminos, en busca de agua y alimentos. Los indígenas aseguran que la empresa los tiene sitiado, no le da trabajo, y las labores sociales no cumplen con los acuerdos logrados hace muchos años.

Willington Marín, es un líder de Sarrutsira, vecina a Puerto Bolívar, en la zona de Media Luna. Él, junto a la comunidad, iniciaron un bloqueo a la entrada principal del puerto, tanto por vía terrestre y férrea, lo que ha generado una situación angustiosa al interior de esas instalaciones, en donde 200 funcionarios, debía salir  e ingresar, para cumplir el ciclo de turnos, pero el cierre de las puerta, lo impide.

Los indígenas se encuentran sobre la red férrea, impidiendo que las máquinas que transportan el carbón desde la Mina, pueda ingresar. Hay varios camiones con alimentos, que tampoco han podido hacer su ingreso, para el abastecimiento de los casinos de la empresa.

Los trabajadores que terminaron sus turnos, no han podido salir, mientras los nuevos turnos, tampoco pueden ingresar para reemplazar a quienes terminaron. Son por los menos 200 trabajadores quienes, prácticamente se encuentran atrapados al interior de la sede portuaria.

Mientras Willington Marín, reclama interlocutores validos para poder dialogar y lograr acuerdos, la empresa ha entregado sus criterios frente a las peticiones que formulan los nativos, para permitir el paso de los chivos por las instalaciones del puerto carbonifero más grande del país.

Opinión de Cerrejón

Miembros de la comunidad indígena Sarrutsira vecina a Puerto Bolívar, Alta Guajira, bloquearon de manera ilegal la línea férrea y la entrada principal de Puerto Bolívar, desde el día de ayer, lo que ha restringido el acceso y salida del personal que trabaja en las instalaciones y afectando la operación en el puerto.

Cerrejón ha mostrado en todo momento su interés de dialogar con la comunidad, sin embargo, los representantes de la protesta decidieron mantener las vías de hecho, una decisión que afecta la libre circulación de las personas (ya que nadie puede entrar ni salir) entre ellos miembros de comunidades indígenas wayuu que laboran en empresas contratistas que prestan servicios en el puerto, iba en contra del derecho al trabajo de los trabajadores y perjudica el normal desarrollo de las operaciones.

A pesar de esta situación, Cerrejón reitera su interés en mantener un diálogo abierto y constante con las Autoridades Tradicionales de Sarrutsira, en representación de su comunidad, y fortalecer las alianzas que se han construido desde el comienzo de las operaciones de la compañía con los habitantes de la zona.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *