RITUALES WIWAS Y MUISCAS PARA ESTABILIZAR LLUVIAS Y CULTIVOS

Spread the love

 

Ritos, bailes, hicieron parte del pagamento. Fotos cortesía Ingrid Gámez

La histórica cita fue en el riíto, el lugar sagrado donde los grupos étnicos de la Sierra Nevada, acompañados de etnias de la sabana Cundí-Boyacense, realizaron un ritual, como tributo a la madre naturaleza, a quien clamaron para que las lluvias se regularicen y los periodos de siembras se puedan recuperar para garantizar las fuentes de producción de alimentos.

 

Tres sagas

La saga

Fue una ceremonia hermosa. Las mujeres lucieron sus mejores galas.  Las tres zagas: agua, sol y luna,  fueron las encargadas de dirigir el hermoso ritual. Son tres lideresas, mujeres luchadoras, que han enfrentado con decisión los tiempos aciagos de violencias, las sequías, las plagas, enfermedades, el hambre, pero que siguen en la lucha, mostrando la fortaleza de sus raza Caribe.

Los Wiwas del Cesar, Magdalena y La Guajira, recibieron el respaldo de los Muiscas, dirigidos por la zaga Victoria Elvira Neuta Sánchez, quien llegó desde Bosa, Cundinamarca, representando a las  comunidades de Cota, Chía , Sesquilé, Suba y Bosa.

 «Estamos haciendo todo este fortalecimiento porque es un compromiso que tenemos con los pueblos indígenas y tenemos un compromiso importante con la Sierra Nevada», explicó Victoria Elvira Neuta Sánchez, una líder andina, que estaba maravillada con el amanecer a orillas del mar Caribe y del río Ranchería.

“Esto que nos da la madre naturaleza, debemos protegerlo, mantenerlo limpio, alejado de elementos contaminantes, porque aquí se resume la vida” dice Neuta Sánchez.

Pagamentos de mujeres

Para Ena Loperna, lideresa Wiwa, el pagamento de mujeres se hace para la armonización, a fin de regularización  de las lluvias y lograr muchos beneficios en todo lo concerniente a la mujer”.
Desde hace años los koguis, wiwas, arhuacos y wayuu, utilizan la desembocadura del riíto, para hacer sus pagamentos, en donde recogen las conchitas de mar, las cuales son molidas en los poporos, luego el polvillo lo mezclan con hoja de coca, para consumirlo en sus largas jornadas de trabajo y caminatas.

 

Venezolanos se llevan conchitas

Los grupos étnicos, ahora se enfrentan a un problema, porque las familias venezolanas que han migrado a Riohacha, recogen todas las conchitas de mar, las meten en sacos y se las venden a los indígenas, lo que pone en serio peligro un ritual que, por años ellos hacen en las playas de Riohacha.

La zaga María de la Cruz Mojica, llegó de la Sierra Nevada de Santa Marta,  con un mensaje claro, para los hermanitos menores: frenar la contaminación a los ríos, mares, la tala y la quema de los bosques, para evitar que el gran macizo no se destruya.

«El agua es muy importante en todas las culturas, es muy sagrado, debemos respetarla, es el origen de toda la naturaleza  y por eso se le canta  en cada desembocadura porque es un regalo de Dios y cuando se hace el canto, también se le canta a todas las mujeres en el mundo para que avancen bien en sus vidas y les vaya bien» dice la zaga, De la Cruz.
» El riíto está muy contaminado,  se ve una madre naturaleza enferma , hay mucha basura y si no se actúa se puede secar este afluente» sentencia la saga De La Cruz.
La purificación
Durante cuatro horas danzaron a la orilla del mar y del río ataviados con toda la vestimenta utilizada para este tipo de rituales,  «se hizo purificación del viento, la nube, el vapor, las olas porque para la formación del agua todo es un ciclo, hasta que llega a la sierra nuevamente y se da el proceso del agua, de la vida otra vez», expresó la zaga De La Cruz Mojica.

La delegada de la Mujer y asuntos de Género, Candelaría Martínez, adscrita a la Defensoría Guajira apoyó esta jornada de pagamento debido a que en el sector del Riíto se han presentado muchas muertes especialmente de menores de edad.

 

 

 

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *